Especialistas en el tratamiento de gases nocivos, corrosivos y malolientes, CMI Europe Environnement acaba de invertir 100 mil euros para perfeccionar su saber hacer en el tratamiento de olores. Los resultados ya empiezan a notarse.

Hay olores por todas partes… y la mayor parte del tiempo, son molestos. En plantas de aguas residuales, en plantas de clasificación de residuos domésticos, en industrias agroalimentarias como fábrica de conservas o mataderos, estos olores pueden llegar a ser pestilentes. Es por esto que, desde hace más de 20 años, CMI Europe Environnement diseña y fabrica equipos de tratamiento de olores, contribuyendo así a preservar la calidad de vida de los vecinos y comunidad.

Esta experiencia se ha visto reforzada por la inversión en un olfatómetro de dilución dinámica de 8 estaciones, habitualmente reservado a los laboratorios de análisis de aire y a las instituciones universitarias. Se trata de una primicia en el sector privado en Europa.

La olfatometría dinámica, a diferencia de las narices electrónicas, utiliza las facultades de la nariz humana de las personas nariz.

Estelle Vas, jefa del departamento de Procesos, explica que las normativas en materia de tratamiento de olores evolucionan y que las técnicas de medición deben adaptarse a los cambios. La olfatometría es el método de referencia para caracterizar los olores y sus efectos sobre la percepción humana.

Sea cual sea la composición química y la intensidad de los olores de las muestras de aire analizadas, los parámetros olfativos se determinan con gran precisión gracias a esta herramienta. Ya se han analizado más de 300 muestras: esto no solo permite evaluar de mejor manera las diferentes tecnologías disponibles, sino también mejorar los resultados de los equipos de tratamiento de olor y, sobre todo, cumplir con todas las normas aplicables reguladoras de emisiones de olor.

CMI Europe Environnement cuenta con equipos de análisis eficaces como los de un laboratorio externo, la rapidez de ejecución y su proactividad es  un servicio que sus clientes valoran enormemente.

Sobre CMI Europe Environnement

Con sede en Aspach-Michelbach (Alsacia, Francia), CMI Europe Environnement forma parte del grupo belga CMI, organización multidisciplinar que opera en los sectores de energía, defensa, industria, servicios y medioambiente. Su objetivo es disminuir la huella medioambiental del aire en los sistemas productivos de sus clientes.

Sobre CMI (Cockerill Maintenance & Ingénierie)

CMI diseña, integra, moderniza y mantiene equipos para los sectores de energía, defensa, siderurgia, ferroviaria, medioambiente e industria en general. Además, acompaña a sus clientes durante todo el ciclo de vida de sus herramientas para mejorar los resultados económicos, técnicos y medioambientales. Los puntos fuertes de CMI son numerosos: una combinación única de experiencia en ingeniería, en mantención y una gestión de proyectos técnicos a nivel internacional, un gran alcance geográfico y tecnológico una capacidad de innovación centrada en las necesidades específicas de sus clientes. CMI tiene un volumen de negocio de más de 1300 millones de euros (2016) y cuenta con 4700 trabajadores que acumulan una gran experiencia en África, Brasil, China, Estados Unidos, Europa, India, México, Nueva Caledonia y Rusia.